Chantaje y responsabilidad. El pan cotidiano de la vida de muchos, hoy.

15 Gennaio 2022 Pubblicato da 1 Commento

Marco Tosatti

Estimados amigos y enemigos de Stilum Curiae, ofrecemos para su reflexión una muestra del artículo de Don Francesco D’Erasmo, aparecido en su página web, y que publicamos con su permiso. Buena lectura y meditación.

 

Chantaje y responsabilidad

Si hago algo porque me chantajean, ¿soy responsable?

En este momento, el chantaje es el pan de cada día de muchos.

Algunos amigos me pidieron consejo, también confundidos por el consejo de algunos sacerdotes: si no quieres hacer algo, pero lo haces solo porque te están chantajeando, la culpa no es tuya.

¿Pero, es realmente cierto?

En primer lugar, debemos darnos cuenta de algo que viene incluso antes de la culpa. Quien se hace esta pregunta, obviamente, lo hace porque lo que le empujan a hacer con el chantaje, si fuera libre, nunca lo haría. Y no lo haría porque ve el mal en esa acción.

Tomemos el caso de una persona que ha sido colocada al borde de un pozo y se le dice: si no saltas, te tiro. ¡Claro que si fuera libre nunca saltaría! Así que está claro que la elección de saltar no es realmente libre. Pero incluso si estuviera seguro de que no tenía la culpa, si realmente se arrojara, ¡ciertamente terminaría en el pozo!

¿O cree que Dios, ya que no fue una elección libre, debería venir y levantarlo antes de que entre al agua?

De hecho, algunos piensan así: estoy obligado, entonces si lo hago no tengo culpa, así que Dios me ayudará.

¿Pero es verdad?

No tenemos que hacer mucha filosofía para responder, la respuesta está perfectamente clara en el Evangelio.  “Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo colocó en lo más alto del templo y le dijo: ‘Si eres Hijo de Dios, tírate abajo; de hecho, está escrito: A sus ángeles dará órdenes acerca de ti y te llevarán en sus manos para que tu pie no tropiece en piedra alguna». Jesús le respondió: “También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios”” (Mt 4, 5-7).

No puedo hacer una cosa que pueda tener consecuencias, esperando que Dios intervenga y prevenga esas consecuencias, porque no lo estoy haciendo libremente. Me estoy engañando a mí mismo.

Si me tiro al pozo, chantaje o no chantaje, ¡caigo al pozo!

La promesa del salmo citada por el diablo, en efecto, se refiere a los obstáculos puestos por otros, no a los que yo mismo pongo. Dios me protege de mis enemigos. Pero si soy yo quien da una mano a mis enemigos, para hacerme daño, la situación es muy diferente. Jesús nos dice claramente que sería para tentar a Dios.

¿Pero entonces debo permitir que el otro me haga el mal que me amenaza? No se trata de esto. Ante todo, recuerdo cómo la fe católica reconoce plenamente el derecho a la legítima defensa, que en el caso de las personas que nos son confiadas se convierte incluso en un deber.

“¡Pero si no tengo la fuerza para evitar que suceda lo que me amenazan, me hago culpable de lo que me harán a mí, si no cedo al chantaje!” Aquí está el engaño.  Precisamente esta pérfida mentira demuestra claramente que todo chantaje es diabólico en sentido estricto.

“Si no hago esto, mi esposa me deja. Yo no puedo ser la causa de la ruptura del matrimonio”. Pero esto es una mentira diabólica. Si es tu esposa quien te deja, ¡ella es culpable! ¡No tú!

“¡Si no hago esto, pierdo mi trabajo y me convierto en la causa del hambre de mis hijos!” ¡Para nada! ¡Quien es culpable de que pierda su trabajo, y de las consecuencias de haberlo perdido, es el que chantajea! ¡No la víctima! Es él el que quita el trabajo.

Pero, ¿realmente no han enseñado nada las experiencias de los regímenes totalitarios?

Los soldados que fueron empujados a matar fueron amenazados con perder sus trabajos, derechos civiles y, a veces, su propia vida. Pero, ¿era justificable que accedieran a cumplir órdenes locas? En aquel entonces en el tercer Reich había un puñado de villanos y turbas de víctimas inocentes, ¡que hacían todo ese mal sin culpa!

Aquí comprendemos una cosa fundamental: que sólo la fe nos ilumina sobre la verdadera sabiduría. Los que no tienen fe caen en el miedo, y el miedo conduce a argumentos que, cuando verdaderamente se los lleva a la luz de la verdad, se muestran aberrantes.

Todos los bienes, todos, incluso la vida misma, son frutos de otro bien, que es el primero de todos los bienes, porque es el único bien dentro de todos los demás bienes – siendo la misma fuente del bien-, que es Dios. Si no me doy cuenta de ello, se vuelve imposible una evaluación adecuada de lo que es más o menos importante. Todo el orden de prioridades se vuelve caótico.

Jesús en el Evangelio hace numerosas comparaciones, para ayudarnos a reconocer que es una locura perder mucho para salvar lo poco, pero también perderlo todo para salvar mucho. “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde la vida? ¿O cuánto podrá pagar el hombre por su vida?” (Mt 16, 26)

Un gran economista portugués, al que tuve el honor de conocer, João César das Neves, escribía (quizás todavía escribe, ya no vivo en Portugal…) en el más importante periódico nacional, y en sus artículos demostraba que la el evangelio es la mejor escuela de economía que existe, incluso con respecto a la economía de mercado.

¿No nos estamos engañando acaso? Cuando alguien, que ahora amenaza con quitarle el trabajo a los que no se dobleguen a su chantaje, se lo quitará de todos modos, cuando crea que es correcto hacerlo. En realidad, el chantaje esconde precisamente eso.

Entonces es necesario entender bien que NUNCA se puede aceptar el chantaje, aunque fuera para imponer algo bueno.

¡Es precisamente el chantaje lo que convierte en maldad todo lo que toca!

Cuando creo que estoy salvando un bien, cediendo al chantaje, en realidad estoy declarando que el bien que he salvado, en adelante, lo recibo por concesión de los que me chantajearon.

Si puedo trabajar a condición de que me someta a la decisión de una persona, ¡declaro que es esa misma persona, quien me da derecho a trabajar!  De ahora en adelante, esa misma persona siempre podrá decidir si puedo trabajar o no. Yo soy quien le dio esta autoridad.

¿O tal vez no queremos reconocer la evidencia de que toda esta dinámica es precisamente lo que Dios llama “la marca de la Bestia”? Jesús mismo le reveló a Juan que esto sucedería. “[La Bestia] se aseguró de que todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, recibieran una marca en la mano derecha y en la frente; y que nadie pudiese comprar ni vender sin tener esta marca” (Ap 13, 16-17).

La cuestión no es si la marca es el medicamento que hay que tomar, o el certificado que hay que tener, o un chip o lo que sea.

¡La marca es la aceptación misma del chantaje!

Vendes, compras, vas a la peluquería, vas a la escuela, trabajas, viajas, ahora en muchos lugares hasta vas a la iglesia, ¡porque alguien te lo permite!

Por supuesto, esta conciencia no es suficiente, frente al miedo, o más bien a la certeza, de que, si no cedo al chantaje, pierdo esto, que me es indispensable para vivir. ¡Por supuesto!

Pero soy yo quien, si acepto, afirmo que mi vida vale lo que vale este bien, que se usa como arma de chantaje.

Si digo que no puedo vivir sin trabajo, digo que el valor de mi vida es mi trabajo. Si digo que mi vida vale lo que vale mi salud, digo que mi vida es sólo la de mi cuerpo. Por esta razón: sin fe, todo nuestro mundo occidental será destruido, de hecho, la identidad misma de la civilización occidental es su raíz cristiana.

Son los enemigos de Cristo, los que están haciendo todo lo posible para destruir todo lo que tiene que ver con Él, porque a Él no pueden destruirlo. Si aceptamos el chantaje, nos convertimos en cómplices de esta destrucción, aunque sea con nuestra pasividad.

La dignidad de la persona humana comenzó a convertirse en una conciencia cultural, y luego política y social, cuando los mártires dijeron, con la sangre que derramaron, que hay una Vida que vale más que la vida material, y esa es la Vida de unión eterna con Dios.

Son los mártires que introdujeron la libertad en la historia humana, dando testimonio del mensaje de Jesucristo. ¡Lo han presenciado con sus vidas! Por eso se les llama mártires, es decir, testigos.

“¡Conoceréis la Verdad, y la Verdad os hará libres!” Jesús había dicho.

La verdad es que el hombre vale más que cualquier bien terrenal. ¡Cualquiera, incluso la vida! Jesús, y luego los mártires, hicieron saber a todos los pueblos, que el hombre no es un producto de la tierra, de la “madre tierra”, que tanto les gusta a algunos, ¡sino que el hombre es el Hijo de Dios!

La misma Palabra de Dios nos recuerda cómo se ha perdido esta dignidad. Esaú, hambriento, vendió la dignidad de ser el primogénito por un plato de lentejas (Gn 25). No importa si en el plato hay sólo lentejas o todos los bienes de la tierra, o incluso la vida misma. La cuestión es que somos Hijos de Dios, y esta dignidad no se puede cambiar por nada en el mundo.

“Entonces debo dejar el trabajo, la esposa, los hijos, los amigos, todo… ¿y después?” Antes que nada, repito, no eres tú quien pierde, sino es alguien que te quita. Y éstos pagarán delante de Dios, porque Dios es justo. No sé cuándo, pero pagarán. Algunos de ellos dicen que el infierno no existe. Cesarán su curiosidad cuando entren en él, si no se arrepienten antes de morir.

“¿Y qué comerán mis hijos, mi dignidad?” ¡Tus hijos son ante todo Hijos de Dios, como tú!

“Dios escucha a los pobres que claman a él” (Sal 34, 7).

Sobre la fe se sostiene, o se derrumba, toda la historia humana. “Y Jesús les dijo: En verdad os digo, los que me habéis seguido, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, en la regeneración del mundo, también vosotros os sentaréis sobre doce tronos para juzgar a las doce tribus de ‘Israel. Todo el que deje casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos, o hacienda por mi nombre, recibirá el ciento por uno y heredará la vida eterna” (Mt 19, 23-29).

Y creo mucho más en las promesas de Jesús que en las de los varios gobernantes, científicos y pastores mercenarios de este mundo. Ellos, para propagar sus teorías, necesitan pagar a científicos y pastores de la televisión, eliminar a cualquiera que diga lo contrario e imponer su verdad con la violencia del chantaje.

Para decirnos esta promesa, Jesús se dejó crucificar. Pero también ha demostrado que sabe lo que prometió, de hecho, resucitó y sigue mostrando su poder en la vida de los que creen en él. Que la Santísima Virgen, que por la fe concibió en Su Inmaculado Corazón la Palabra de Dios, único Camino, Verdad y Vida para todos, ayude a todos los hombres y mujeres a permitir, con un acto de verdadera fe, que Dios manifieste Su Poder en la historia.

Amén.

¿Quién como Dios?

Francesco d’Erasmo, párroco adjunto de la Catedral de Tarquinia,

Diócesis de Civitavecchia-Tarquinia, 13 de enero de 2022, San Hilario de Poitiers.

§§§




SE PENSATE CHE

 STILUM CURIAE SIA UTILE

SE PENSATE CHE

SENZA STILUM CURIAE 

L’INFORMAZIONE NON SAREBBE LA STESSA

 AIUTATE STILUM CURIAE!

*

Chi desidera sostenere il lavoro di libera informazione, e di libera discussione e confronto costituito da Stilum Curiae, può farlo con una donazione su questo conto, intestato al sottoscritto:

IBAN:  IT24J0200805205000400690898

*

Oppure su PayPal, marco tosatti

*

La causale può essere: Donazione Stilum Curiae




Ecco il collegamento per il libro in italiano.

And here is the link to the book in English.

Y este es el enlace al libro en español


STILUM CURIAE HA UN CANALE SU TELEGRAM

 @marcotosatti

(su TELEGRAM c’è anche un gruppo Stilum Curiae…)

E ANCHE SU VK.COM

stilumcuriae

SU FACEBOOK

cercate

seguite

Marco Tosatti




SE PENSATE CHE

 STILUM CURIAE SIA UTILE

SE PENSATE CHE

SENZA STILUM CURIAE 

L’INFORMAZIONE NON SAREBBE LA STESSA

 AIUTATE STILUM CURIAE!

*

Chi desidera sostenere il lavoro di libera informazione, e di libera discussione e confronto costituito da Stilum Curiae, può farlo con una donazione su questo conto, intestato al sottoscritto:

IBAN:  IT24J0200805205000400690898

*

Oppure su PayPal, marco tosatti

*

La causale può essere: Donazione Stilum Curiae




Questo blog è il seguito naturale di San Pietro e Dintorni, presente su “La Stampa” fino a quando non fu troppo molesto.  Per chi fosse interessato al lavoro già svolto, ecco il link a San Pietro e Dintorni.

Se volete ricevere i nuovi articoli del blog, scrivete la vostra mail nella finestra a fianco.

L’articolo vi ha interessato? Condividetelo, se volete, sui social network, usando gli strumenti qui sotto

Condividi i miei articoli:

Libri Marco Tosatti

Tag: , ,

Categoria:

1 commento

  • silvio esposito ha detto:

    Oggi regna il ricatto e l’accettazione del ricatto. Pienamente d’accordo su quanto detto e sul comportamento da adottare se ricattati. Esiste anche un altro problema grande come una montagna: se si è ricattati dai propri pastori con argomenti diabolici (del tipo: fare così è un atto d’amore…), è evidente che i casi sono due o il pastore è mercenario o dobbiamo smetterla di essere dei creduloni e usare l’intelletto (dono dello Spirito Santo) per superare pastorlatria, idolatrando tutti come se non esistesse il pericolo di pastori mercenari (basta pensare ai casi di pedofilia, eresie, scismi e persecuzioni all’interno della chiesa…). Se si potesse spezzare una lancia a favore dei più deboli e ingenui che subiscono il ricatto va anche detto che oggi con tecniche sociologiche e psicologiche sofisticate (Finestra di Overton, Rana Bollita…) è facile nascondere il ricatto e addirittura farlo accettare pensando di fare bene e sentirsi a posto con la coscienza.

Lascia un commento