Ex monje tibetano sugiere abolir el Catolicismo (Atención: Artículo irónico…)

28 Maggio 2024 Pubblicato da Lascia il tuo commento

Marco Tosatti

Muy estimados StilumCuriales, un amigo fiel desde siempre –de hecho, uno de los prototimoneles de nuestra nave- actuó como intermediario para enviarnos este mensaje de un seguidor del camino de Buda. Feliz lectura y compartir.

§§§

Estimado Tosatti, zaoshang hao (buen día en chino, no aprendí el idioma Pali que hablan algunos monjes tibetanos).

Regresé “para comprender si era posible salvar el mundo” después de años y años de meditaciones realizadas en un monasterio budista tibetano. Como me había enseñado mi maestro monje, me había acostumbrado a hacer meditaciones (iluminadoras, créanme) sobre un encendedor de gas vacío, gracias a la transición energética (en el Tíbet no se permiten cerillas).

Así, durante años tuve que mortificar mi afición por el “cigarro toscano”, que incluso San Pío solía fumar. Y esta privación me ha permitido hacer interesantes meditaciones, que comparto (juro que no he sustituido el toscano por cannabis ni nada por el estilo).

En el Tíbet medité sobre el hecho de que la revolución teológico-doctrinal de los últimos diez años, en lugar de provocar el amor hacia Dios y hacia el prójimo, ha generado dudas y confusión hacia Dios y desconfianza, división e incluso odio hacia el prójimo. En el monasterio donde viví y medité, un sabio monje explicaba que una elección deliberadamente errónea es fácilmente reconocible, porque cuando el poder se confía a una persona “con una personalidad curiosa”, todos los burros se ponen inmediatamente de su lado. Así como cuando dicho poder es confiado a un “santo”, infaliblemente todos los burros empiezan a conspirar contra él. Una nota simpática: en el refectorio del monasterio tibetano había un dibujo de un Camaleón que, como sabemos, cambia de color según las emociones que siente, adaptándose a cada circunstancia, pero posee también una lengua muy larga y rápida. Debajo del cuadro, un monje había escrito a lápiz el nombre de un famoso ex vaticanista que no puedo recordar.

Bueno, ¿qué pensé en mis largas meditaciones tibetanas? Pensé en recoger firmas entre los intelectuales más prestigiosos del mundo católico para proponer a la ONU (& compañía) la abolición definitiva del catolicismo, como secta supersticiosa y peligrosa para la civilización transhumanista que se está imponiendo.

Las ventajas que se derivarían de esta decisión son elevadas.

La 1ª es que estaríamos más obligados a leer en los periódicos o en diversos blogs, ver en la televisión y escuchar en círculos de amigos, absolutas tonterías doctrinales, para que el nivel de conocimiento y de sabiduría pudiera empezar a crecer nuevamente en el mundo católico, iniciando una proceso de reconversión.

La 2ª es que ya no nos veríamos obligados a escuchar insultos y blasfemias hacia Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo, hacia la Virgen y los Santos.

La 3ª radica en que desaparecería el rol de “representante” de la Iglesia católica que va a discutir y negociar con los diversos gobiernos del mundo, contribuyendo así a confundir el rol del catolicismo.

La 4a está en no tener más la oportunidad de sentirse tentados a “patear” a los sacerdotes que humillan a la Santa Iglesia por su forma de vestir-hablar-enseñar-hacer…

La 5a es ya no tener que pedir, vergonzosamente, en la televisión que paguen el 8 por mil a la CEI, para hacer el bien… a los viejos y a los pobres.

La 6ª ventaja sería la de ver, en definitiva, la Ciudad del Vaticano ocupada directa y oficialmente por los organismos de la ONU, especialmente la UNESCO, lo que permitiría la creación de puestos de trabajo en Roma para muchos ex parlamentarios y empresarios que no quieren volver a sus puestos de trabajo. que consideran demasiado servil para un ex honorable.

Una 7ª ventaja (quizás más emocionante…) sería no tener que soportar durante las elecciones las candidaturas de autodenominados católicos que prometen defender y apoyar los valores católicos, si son elegidos… (y lo dicen sin vergüenza…).

Una 8ª ventaja sería no volver a oír hablar de la Pontificia Academia para la Vida o de la Pontificia Academia para las Ciencias, presididas y gestionadas por enemigos de la vida, de la verdadera ciencia, de la Iglesia.

La 9ª y por ahora última ventaja sería no escuchar más a un pontífice recitar que “el derecho a la propiedad privada no es intocable…”, tanto por criterios de igualdad y fraternidad como por la función social que desempeña.

¡Pobre Papa León XIII…!

Si este ha de ser el catolicismo del siglo XXI, mejor volver a mi monasterio tibetano….

Heping yu ai (paz y bien). Su ex monje tibetano más devoto.

 

Publicado originalmente en Italiano el 27 de mayo de 2024, en https://www.marcotosatti.com/2024/05/27/ex-monaco-tibetano-suggerisce-abolire-il-cattolicesimo-attenzione-articolo-ironico/

Traducción al español por: José Arturo Quarracino

 

 

§§§

Ayuda a Stilum Curiae

IBAN: IT79N0200805319000400690898

BIC/SWIFT: UNCRITM1E35

§§§

Condividi i miei articoli:

Libri Marco Tosatti

Tag: ,

Categoria:

Lascia un commento