Iglesia actual y la teología de los siete mil que rechazaron a Baal

4 Maggio 2021 Pubblicato da Lascia il tuo commento

 

Marco Tosatti

Muy estimados Stilumcuriales, creo que es muy útil e interesante compartir con ustedes esta reflexión de Investigador Bíblico sobre los tiempos que estamos viviendo, sobre la confusión, el desconcierto y también la consternación que invade a muchos católicos, y sobre una pregunta que creo que todos se han planteado: ¿qué hacer? Buena lectura.

§§§

Esta reflexión no es simplemente un aporte “teológico” que quiero hacer a mis lectores. Quiere ser una nueva forma de leer los hechos de la historia de la Iglesia contemporánea, dando a todos la posibilidad de poder situarse en toda la confusión que estamos viviendo. El error de muchos es precisamente no encontrar un lugar adecuado en estos tiempos, sentirse perdidos y mutuamente enfrentados. Otro punto esencial se refiere a las etiquetas y facciones que se han creado dentro de la Iglesia. Se utilizan términos como “tradicionalista” o “progresista”, se habla de “falsa Iglesia” o “verdadera Iglesia”, se señala el Concilio Vaticano II o se habla de un Vaticano III, o incluso se adopta la postura de que, para tener una visión sana, hay que volver al Concilio de Trento.

La mía es una reflexión pura de alguien que se siente perdido en mil teoremas, lo que últimamente me parece engañoso. Incluso he llegado a pensar que estos mismos teoremas son agudizados y provocados por la propia jerarquía eclesiástica, llevando a la confusión y a la desorientación.

No pretendo proponer una verdad fácil, como si la tuviera lista en el bolsillo. Me siento confundido, lo reconozco. Gracias al cielo que tengo fe en Jesucristo.

Deseo compartir con ustedes una nueva visión personal mía o una nueva lectura, como más les guste, de los tiempos actuales, basada en la Palabra de Dios.

Las preguntas que nos hacemos cada día son las siguientes. En todo este caos, ¿a quién debo seguir? ¿Quién es el verdadero Papa? ¿Dónde está la presencia del Señor en esta Iglesia? ¿Qué está pasando con la Iglesia de Cristo?

Les confieso que me ha resultado esclarecedor releer con atención un pasaje de la Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos, capítulo 11. Les invito a meditar profundamente en ello.

Dios no ha repudiado a su pueblo, al que ha elegido desde el principio. ¿O no sabes lo que dice la Escritura, en el pasaje en el que Elías apela a Dios contra Israel?

3Señor, han matado a tus profetas,

han derribado tus altares

y me han dejado solo, y ahora quieren mi vida.

4¿Pero qué le responde la voz divina?

Me he reservado siete mil hombres, los que no han doblado la rodilla ante Baal.

5Así también en la actualidad hay un resto, según una elección por gracia. 6Y si es por gracia, no es por obras; si no, la gracia ya no sería gracia.

7¿Qué diremos entonces? Israel no obtuvo lo que buscaba; pero los elegidos sí; los demás se endurecieron,

8Como está escrito:

Dios les dio un espíritu de torpeza,

ojos para no ver, y oídos para no oír,

hasta el día de hoy.

9Y David dice:

¡Que su mesa sea un lazo, una trampa

y un obstáculo, y les sirva de justo castigo!

10¡Que se les oscurezcan los ojos para que no vean,

y haz que inclinen sus espaldas para siempre!

 

En esta Palabra está presente la clave de lectura de estos tiempos para comportarnos como Dios quiere.

La pregunta que me persigue es siempre la misma: ¿la Presencia de Dios puede estar en un Vaticano corrupto? ¿Puede mantenerse en una diócesis donde se bendice a las parejas homosexuales? ¿Puede mantenerse donde no se sigue Su Palabra? En mi corazón la respuesta es un NO rotundo. Dios no puede estar en un lugar donde se rechaza su Palabra. ¿Cómo conjugar la palabra de Jesús –“Las puertas del infierno no prevalecerán”- con lo que nos rodea?

La Palabra de Romanos 11 habla de un “resto” de Israel: los que “no han doblado la rodilla ante Baal”.

¿El lugar donde habita la jerarquía eclesiástica, símbolo de la Santidad, ha doblado la rodilla ante Baal?

 

El Papa y las estatuillas: una situación surrealista

Pachamama

Resuena en mi corazón las palabras Daniel 3, 38:

Ahora no tenemos príncipe,

ni líder, ni profeta, ni holocausto,

ni sacrificio, ni oblación, ni incienso,

ni lugar para presentarte las primicias

Y encontrar misericordia

 

¿Dónde ha ido a parar la profecía en la Iglesia oficial?

Aquéllos cuyo deber es “gobernar” y “guiar” parecen haber abandonado el rebaño. El que está llamado a ser pastor da paso al lobo, que poco a poco va devorando las ovejas.

Pero no debemos olvidar que el Señor, en la Historia de la Salvación, siempre guarda un “resto”: los que no se inclinaron ante el ídolo Baal.

No creo en absoluto que este “resto” tenga la tarea de crear un “cisma” o de hacerse “excomulgar”, como ha ocurrido ahora con muchos. No, repito mi posición como en los artículos anteriores.

El “resto” de Israel son los que mantienen la fe constante en el Señor Jesucristo, en silencio, y esperan su venida con una lámpara encendida, en oración, como las vírgenes sabias.

Entonces, concretamente, ¿qué debemos hacer para ser el resto de Israel? ¿Cristianos “perseguidos” por la “lupara blanca” de la jerarquía eclesiástica corrupta que sirve a Baal?

Hemos dicho que el cisma o hacerse excomulgar no es la opción correcta. No es lo que el Señor quiere. Por una razón muy sencilla. Jesús ha dicho: “Ustedes son la luz del mundo… ustedes son la sal de la tierra, pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se la podrá salar?” (Mt 5).

La sal es un ingrediente importante en los alimentos. Sólo se necesita un poco para dar gusto y sabor a los platos. Si ponemos un paquete entero de sal en una olla de sopa, ésta se convierte en un alimento indigesto e incomestible. Un poco de sal es suficiente para hacer una sopa sabrosa. Digamos que la olla es la Iglesia. El “resto” es esa pizca de sal que hace que la sopa sea comestible y agradable al paladar. Pero debe estar dentro de la olla si quiere dar sabor.

El Señor pide al pequeño resto de fieles en Jesús que permanezca “dentro” de la Iglesia, no fuera, para que las puertas del infierno no prevalezcan. Provocar un cisma sería como derramar la sal fuera de la olla.

¿Significa esto que debemos obedecer a todos los pastores y a cualquier imperativo? No, en absoluto.

Reconocemos al Papa Francisco permaneciendo en Santa Obediencia mientras se apegue al Evangelio. No lo seguiremos, al contrario, todas las veces que él decida llevarnos al abismo. La misma fórmula para cardenales, obispos o sacerdotes.

No estamos obligados a obedecer cosas que se desvían de la Palabra de Dios y de la enseñanza bimilenaria de la Iglesia. Esto no significa que debamos “cismarnos” de la Iglesia. Debemos ser sal, con nuestra oración continua y nuestra fidelidad a Jesucristo.

Todos los que sean fieles a Jesús hasta el final pertenecen a este “resto”.

Los tiempos son cada vez más difíciles.

Me permito decir: Dichoso el que sea capaz de entender estas pobres palabras mías. El Señor ha dicho: “un resto… conforme a una elección por gracia“. Es una gracia del Cielo pertenecer a este resto y no inclinarse ante Baal.

Como dije en mi artículo anterior, el 10 de mayo tendrá lugar un acto de abierta desobediencia a un Decreto de la Congregación para la Doctrina de la Fe: 2500 eclesiásticos alemanes realizarán un rito de bendición a parejas “enamoradas” de todo tipo, para ponerse en abierta oposición a las disposiciones doctrinales de siempre.

Si los rumores que he oído son ciertos, ninguna llamada a la obediencia vendrá de Roma, con lo cual la confusión será realmente enorme. La práctica se extenderá a todas las parroquias del mundo. Quien se atreva a levantar una protesta, a defender el Decreto, será marginado, sino incluso denunciado. Estos son tiempos en los que son los acróbatas los que dictan imperativos sobre la moral.

La medida estará llena y quizá llegue el momento en que muchos sacerdotes marginados vuelvan a la luz para guiar al rebaño, pero de forma similar a las primeras comunidades cristianas: celebrando la Eucaristía y confesando a los fieles ya no en las parroquias, sino en las casas, con las lámparas encendidas, esperando que el Señor vuelva.

Realmente me hace pensar que ésta será la “teología” del resto de Israel.

 

Investigador Bíblico

Publicado originalmente en italiano el 3 de mayo de 2021, en https://www.marcotosatti.com/2021/05/03/chiesa-di-oggi-e-la-teologia-dei-settemila-che-rifiutarono-baal/

 

Traducción al español por: José Arturo Quarracino

§§§




Ecco il collegamento per il libro in italiano.

And here is the link to the book in English. 


STILUM CURIAE HA UN CANALE SU TELEGRAM

 @marcotosatti

(su TELEGRAM c’è anche un gruppo Stilum Curiae…)

E ANCHE SU VK.COM

stilumcuriae

SU FACEBOOK

cercate

seguite

Marco Tosatti




SE PENSATE CHE

 STILUM CURIAE SIA UTILE

SE PENSATE CHE

SENZA STILUM CURIAE 

 L’INFORMAZIONE NON SAREBBE LA STESSA

 AIUTATE STILUM CURIAE!

ANDATE ALLA HOME PAGE

SOTTO LA BIOGRAFIA

OPPURE CLICKATE QUI




Questo blog è il seguito naturale di San Pietro e Dintorni, presente su “La Stampa” fino a quando non fu troppo molesto.  Per chi fosse interessato al lavoro già svolto, ecco il link a San Pietro e Dintorni.

Se volete ricevere i nuovi articoli del blog, scrivete la vostra mail nella finestra a fianco.

L’articolo vi ha interessato? Condividetelo, se volete, sui social network, usando gli strumenti qui sotto.

Condividi i miei articoli:

Libri Marco Tosatti

Tag: , ,

Categoria:

Lascia un commento