MONS. VIGANÒ RESPONDE A LA CARTA DE VICENTE MONTESINOS

16 Ottobre 2020 Pubblicato da 1 Commento

 

Marco Tosatti

Queridos Stilumcuriali, como recordarás, Adoración y Liberación escribió hace tiempo una carta abierta al arzobispo Carlo Maria Viganò. Puedes encontrar la carta abierta en este enlace. El obispo VIganò respondió a Vicente Montesinos. ¡Feliz lectura!

 

§§§

Querido doctor Montesinos,

 he leído con gran atención y participación en sus sentimientos, la carta abierta que Usted quiso dirigirme, publicada en Stilum Curiae (aquí). Querrá disculpar el retraso en mi respuesta.

 Algunas de las preguntas que me hace tienen en sí mismas su propia respuesta, pero es bueno reiterar que «debemos obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hechos 5:29). Pero precisamente porque debemos obedecer a Dios, tampoco debemos buscar en los hombres esa esperanza de salvación que solo viene del Señor: «Es mejor refugiarse en el Señor que confiar en el hombre» (Sal 117, 8). Reconozco su buena fe y su celo ardiente, en el deseo de ser guiados por Pastores fieles, pero sentirme llamado «vicario del Vicario» me pone en cierto apuro. El hecho de reafirmar lo que la Iglesia siempre ha enseñado, denunciando la deriva actual, no es motivo suficiente para que se me atribuya autoridad que no tengo y que no puedo tener.

 Esto no quiere decir que el ejercicio de la obediencia deba ser acrítico: la razón primero nos permite entender si una orden dada por la Autoridad legítima es consistente con el fin al cual está ordenada, y esto es especialmente cierto para las materias concernientes a la Fe. En otros casos – como por ejemplo la obediencia de los monjes a su Abad – hasta el plantar nabos al revés puede ser un instrumento de santificación; pero aquí estamos en el campo de la perfección cristiana, de la ascesis.

 Cada una de nuestras acciones nos coloca ante una elección e implica unas consecuencias: nos permite merecer ante Dios, ejercer nuestro libre albedrío en adherirnos al bien o al mal, en dejarnos conquistar por la Gracia o ceder a la tentación. La obediencia no es una excepción: incluso al elegir si obedecer o no, nos encontramos puestos a prueba, en una encrucijada. El cristiano ante la alternativa de quemar incienso al ídolo o enfrentarse al martirio, no desobedece la autoridad del Emperador, sino que obedece a la autoridad superior de Dios. El sacerdote a quien el magistrado ordena violar el sello de la Confesión, desobedeciendo la orden ilegítima obedece al mandato de Dios. El fiel que se niega a recibir la Comunión en la mano no desobedece al Superior eclesiástico, porque esa orden es un abuso sacrílego.

 

Pero esta nuestra desobediencia – que no es tal, ya que reafirma la obediencia a un orden superior, violado abusivamente por quienes están constituidos en autoridad – no nos autoriza a crear un orden paralelo, una utopía en la que el rebaño se entrega a un pastor y se construye un redil: esto representaría una usurpación de la autoridad de Dios. Si observamos bien, esto es exactamente lo que todos los heresiarcas intentaron hacer, quienes en la verdadera Iglesia señalaron a la ramera de Babilonia solo para tener una coartada que les permitiese hacer de ella una grotesca imitación amputada en los Sacramentos, en la Sagrada Escritura, en la Doctrina, en la Moral y en la Liturgia. Y en la Jerarquía.

 

Últimos de esta larga serie de autoproclamados libertadores del yugo romano, los modernistas y sus seguidores. Ellos han ideado una estratagema aún más sutil, pretendiendo oscurecer a la Esposa de Cristo, superponiéndola con una entidad espuria que reivindicara su nombre, pero renunciando a su Fe. No otra iglesia, sino una especie de monstrumque con la verdadera Iglesia compartiera casi toda la Jerarquía y que así pudiera engañar al Clero y a los fieles. Así, la obediencia a los Sagrados Pastores se encuentra hoy en conflicto, a menudo en la misma persona, con la debida desobediencia a los mercenarios. Ser reconocidos nominalmente como católicos no les impide expulsar a los verdaderos católicos del recinto sagrado, acusándolos de cisma. Esta situación de bipolaridad implica para quienes se mantienen fieles al depositum fidei el obsequio a una autoridad sagrada a la cual, sin embargo, es preciso resistirse con desobediencia, cuando se ejerce con objetivos que contrastan con el fin para el cual fue instituida por Nuestro Señor. 

 

Como ya he escrito varias veces, una revolución en el sentido tradicional no es ni jamás podrá ser la respuesta a la revolución conciliar. Por el contrario, es en la obediencia verdadera, ordenada jerárquicamente, donde se encuentra el arma invencible contra la rebelión, incluso cuando la llevan a cabo los Superiores. Es en la verdadera humildad que se combate, por un lado, el orgullo del hereje o del fornicario y, por otro, el servilismo del cobarde o del cortesano. Es en la fidelidad amorosa a la Verdad de Cristo que se supera el dogmatismo fanático de los herejes. Es en la práctica de la virtud y en la vida de la Gracia donde se erradica la raíz del vicio y del pecado que denunciamos en ciertos Prelados, pero del que no podemos decir que estemos infaliblemente exentos, aunque sólo sea por nuestra innata inclinación al mal heredada de Adán. «El que crea estar de pie, tenga cuidado de no caer» (1 Co 10, 12).

 

Es cierto: la Iglesia atraviesa una crisis terrible, que comenzó antes del Concilio y que hoy ha llegado a un punto que parece humanamente irreversible. Es cierto: hemos escuchado palabras y visto acciones, incluso desde el Trono más alto, que suscitan escándalo en los fieles y están en clara contradicción con el Magisterio de los Romanos Pontífices. Es cierto: la mayoría de los fieles y clérigos están amoldados al error doctrinal y moral, mientras que los que se mantienen firmes en la Fe son acusados ​​de ser enemigos de la Iglesia y del Papa. Si no fuera así, no habría crisis. Pero si la Providencia quiso ponernos a prueba hoy – castigarnos por décadas de desviaciones doctrinales y morales – dándonos por padre a un Noé ebrio (Gn 9, 20-27), es sin embargo nuestro deber cubrir su desnudez con piedad filial, sin pero negar la embriaguez del anciano poco vestido. Una vez que haya recuperado la sobriedad, bendecirá a aquellos que han puesto el manto de la Verdad y la Caridad sobre su vergüenza.

 

Quien tiene la gracia de no estar corrompido en la Fe o en la Moral no debe enorgullecerse de un presunto estado de pureza, sino ser consciente de la enorme responsabilidad que tiene ante Dios, la Iglesia y sus hermanos. Esto es cierto para los fieles simples y especialmente para los pastores. En primer lugar, la obediencia a la enseñanza de Cristo no es un mérito, sino un deber de cada uno de nosotros. En segundo lugar, nuestra adhesión a lo que el divino Maestro nos ha enseñado a través de la Santa Madre Iglesia no nos coloca en una condición de privilegio humano, ya que «a quien se le ha dado mucho, mucho se le pedirá; al que se le ha confiado mucho, se le pedirá mucho más» (Lc 32, 48). El temor de Dios nos haga comprender lo importante que es que aquello que creemos y profesamos con la boca, sea creído por el corazón, y lo que creemos con el corazón sea entendido por el intelecto.

 

Querido Vicente, si como afirma, «nosotros estamos donde siempre hemos estado, y no nos hemos movido: estamos con la Sagrada Escritura, la buena doctrina, la santa Tradición y el Magisterio de dos mil años», tenemos no obstante el deber de implorar desde el Cielo. la conversión de aquellos a quienes el mundo, la carne o el diablo han seducido. No conocemos las vicisitudes de su vida y los abismos insondables de su alma. De hecho, recordemos que muchos de nosotros, hace sólo unos años, aún no estábamos conscientes del engaño perpetrado contra el pueblo santo de Dios. Nuestra ceguera en ese momento y la falta de comprensión de la apostasía reptante no son muy diferentes de la situación en la que todavía se encuentran muchas almas hoy, especialmente entre los simples. El sacramento de la confesión – al que recurren el sacerdote y el laico, el niño y el anciano, el rico y el pobre – nos recuerda nuestra naturaleza corrupta y la necesidad de depositar nuestra total confianza en Dios, dador de todas las Gracias. . «Sin Mí nada podéis hacer», dijo Nuestro Señor (Jn 15,8).

 

Asimismo, debemos considerar nuestra pertenencia al Cuerpo Místico como prueba de la infinita Misericordia de Dios, que con divina magnificencia acogió en el banquete a «buenos y malos» (Mt 22,10), dignándose a ofrecerles también el vestido nupcial, osea la justificación por medio del Bautismo. Ante este don regio, nuestra humildad reside en aceptar llevar el precioso manto de la Gracia, que borra nuestras miserias y nos hace dignos de sentarnos a la mesa del Rey. Pretender participar del banquete con nuestros harapos no sería humildad, sino presunción; creer que esa prenda nos seadebida, nos haría dignos de las tinieblas exteriores. Más bien, procurémos ser como servidores del Rey, enviados a las encrucijadas para llamar al banquete «a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los cojos» (Lc 14, 21).

 

Es comprensible que, además de la conciencia de lo que está sucediendo y del análisis de las causas, también sea necesario identificar una acción concreta. A la pregunta «¿Qué debemos hacer? que sacerdotes y laicos me preguntan y se preguntan a sí mismos, les respondo con una similitud.

 

Cuando el sacerdote está en el altar, se vuelve a Dios e intercede por el pueblo santo. Hay días en que pocos fieles se unen al Santo Sacrificio, otros en que la iglesia está repleta; días en que el estruendo de la calle y el ruido del tráfico resuenan en la nave, otros en que el silencio sagrado y el recogimiento se acompañan sólo del canto de los gorriones o el tañido de una campana; días en los que el celebrante sube al altar con serenidad y alegría en el corazón, otros en los que el alma está oprimida por el dolor y la desesperación. Pero él está ahí: de pie, siempre frente a la Cruz, siempre fiel al mandato de renovar el Sacrificio de Cristo para implorar a la divina Majestad gracias y bendiciones para la Iglesia, para adorar a la Santísima Trinidad, para expiar los pecados de los hombres. Ésta debe ser nuestra actitud ante la crisis: quedarnos donde debemos estar, como aquel sacerdote vestido con vestimentas sagradas. No debemos bajar esos escalones así como Cristo no bajó de la Cruz, ni buscar en otra parte esa salvación que nos llega sólo del altar, de la Víctima inmaculada, de la Cruz de Cristo. Debemos hacer lo que «siempre, en todas partes y por todos» se ha hecho durante dos mil años: sacrificarnos con Fe y Caridad, con humildad y constancia, con temor de Dios y celo por las almas. Pasarán los Papas y los Príncipes de la Iglesia; pasarán los poderosos de la tierra y el escenario de este mundo, pero la Misa y el Sacerdocio permanecerán hasta el día del Juicio.

 

Peter Kwasniewski escribe: «Nuestra obra de santificación, querida por Dios para nosotros en su eterna Providencia, consiste en permanecer fieles a la Tradición y a la oración, pase lo que pase; esperar nuestro tiempo, mantener nuestra cordura, permanecer firmes y esperar al Señor. Él está aún y siempre entre nosotros, no lejos en pastos utópicos» (aquí).

 

Dios quiera que, si hoy, volviéndose para el Dominus vobiscum, el sacerdote ve a pocos fieles arrodillados, mañana verá reunidos alrededor del altar a todos aquellos a quienes la Gracia de Dios se habrá dignado tocar. Nada más se nos pide, como Ministros de Dios y como simples fieles: permanecer firmes, resistir fuertes en la Fe (1P 5, 9), rogando a Nuestro Señor y a Su Santísima Madre que acorten estos tiempos de prueba que humanamente parecen destinados a durar en eterno. Llegará el día en que nuestra firmeza, arraigada «en Aquel que me fortalece” (Fil 4, 13), será bendecida por aquellos que hoy se burlan de nosotros y nos desprecian. Llegará el día en que agradecerán a Dios la aparente desobediencia de quienes, en ausencia de la Autoridad, permanecieron fieles.

 

Respondo a Su última pregunta citando a San Pablo: «Y os digo esto porque cada cual anda diciendo: «Yo soy de Pablo», «Yo en cambio soy de Apolo», « Y yo de Cefas», «¡Y yo soy de Cristo!». ¿Estuvo alguna vez dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? o ¿Fuisteis bautizados en nombre de Pablo?» (1 Cor 1, 12-13). No miremos a quien proclama la Palabra de Dios, sino que tratemos más bien de conformarnos a la voluntad de Nuestro Señor, para ser de ejemplo y edificación para nuestros hermanos. «Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos» (Mt 5, 16).

 

A Usted, querido Vicente, y a todos los asociados de Adoración y Liberación, envío de corazón mi Bendición.

 

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo

 

 

 

13 de octubre de 2020

Aniversario de la última aparición de Fátima

§§§

§§§




STILUM CURIAE HA UN CANALE SU TELEGRAM

 @marcotosatti

(su TELEGRAM c’è anche un gruppo Stilum Curiae…)

E ANCHE SU VK.COM

stilumcuriae

SU FACEBOOK C’È LA PAGINA

stilumcuriae




SE PENSATE CHE

 STILUM CURIAE SIA UTILE

SE PENSATE CHE

SENZA STILUM CURIAE 

 L’INFORMAZIONE NON SAREBBE LA STESSA

 AIUTATE STILUM CURIAE!

ANDATE ALLA HOME PAGE

SOTTO LA BIOGRAFIA

OPPURE CLICKATE QUI 




Questo blog è il seguito naturale di San Pietro e Dintorni, presente su “La Stampa” fino a quando non fu troppo molesto.  Per chi fosse interessato al lavoro già svolto, ecco il link a San Pietro e Dintorni.

Se volete ricevere i nuovi articoli del blog, scrivete la vostra mail nella finestra a fianco.

L’articolo vi ha interessato? Condividetelo, se volete, sui social network, usando gli strumenti qui sotto.

Se invece volete aiutare sacerdoti “scomodi” in difficoltà, qui trovate il sito della Società di San Martino di Tours e di San Pio di Pietrelcina

Condividi i miei articoli:

Libri Marco Tosatti

Tag: , ,

Categoria:

1 commento

  • Ana María ha detto:

    Muchas gracias, por publicar la carta que ha dirigido Monseñor Vigano a Vicente Montesinos, es extraordinaria y nos anima a los fieles a seguir en la lucha por la Verdad en Cristo, Dios lo bendiga Marco Tosatti y a Monseñor Vigano, y Vicente Montesinos.

Lascia un commento