VIGANÒ. “VICARIO DE CRISTO” ES PARTE DEL “MUNUS PETRINUM”. NO ES SÓLO UN TÍTULO

4 Aprile 2020 Pubblicato da --

Marco Tosatti

Queridos Stilumcuriales, el arzobispo Stilumcuriali Carlo Maria Viganò nos ha hecho partícipes de un texto que envió ayer a “La Verità” para comentar los sorprendentes (por no decir más) cambios que leemos en el Anuario Pontificio 2020, y que recordaréis que Stilum Curiae trató ayer con un artículo. Mons. Viganò expresa aquí opiniones muy fuertes y claras sobre este tema. Disfrute de su lectura. 

§§§

«TU LO HAS DICHO»

 «Al atardecer, se puso a la mesa con los Doce. Y mientras comían, dijo: «Yo os aseguro que uno de vosotros me entregará.» Muy entristecidos, se pusieron a decirle uno por uno: «¿Acaso soy yo, Señor?» El respondió: «El que ha mojado conmigo la mano en el plato, ése me entregará. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!» Entonces preguntó Judas, el que iba a entregarle: «¿Soy yo acaso, Rabbí?» Dícele: «Sí, tú lo has dicho.»

Mt 26, 20-25

El 25 Marzo fue publicado el Anuario Pontificio 2020 con una verdadera novedad. Podrá parecer una insignificancia tipográfica, en la parte dedicada al pontífice reinante, pero no es así. Hasta el año pasado, de hecho, los títulos de Francisco aparecían elencados en la parte superior de la página, comenzando con «Vicario de Cristo», «Sucesor del Príncipe de los Apóstoles» etc., terminando con el nombre secular y una breve biografía.

En vez, en la nueva edición, campea en carácteres cubitales el nombre secular  JORGE MARIO BERGOGLIO, seguido de la biografía, fecha de la  elección y del inicio del «ministerio de Pastor universal de la Iglesia». Separado con buen espacio de los siguientes «Títulos históricos» donde se nombran luego aquellos del Romano Pontífice, casi como que no fueran parte integrante del munus petrinum que legitíma la autoritad reconocida por la Iglesia al papa.

Esta modificación en el contenido de un texto oficial de la Iglesia Católica no puede ser ignorada, ni es posible atribuirle un gesto de humildad por parte de Francisco, que por otra parte contrasta con su propio nombre con resaltante evidencia.

Parece en cambio, poder descubrir la admisión -haciendola pasar bajo la mesa- de una especie de usurpación, allá donde reinar no es el «Servus servorum Dei», sino la persona de Jorge Mario Bergoglio, que oficialmente desconoce ser el Vicario de Cristo, el Sucesor del Príncipe de los Apóstoles y el Sumo Pontífice, como si se tratase de fastidiosos oropeles del pasado: sólo «títulos históricos».

Un gesto que casi desafía -nos viene decir- en el que Francisco trasciende cada título; o peor: un acto de modificación oficial del Papado, con el que no se reconoce mas custodio, sino como patrón de la Iglesia, libre para demolirla desde el interno sin tener que dar cuentas a nadie. En fin, un tirano.

No se escape a los pastores y fieles la enormidad de éste gravísimo gesto, con el que el dulce Cristo en la tierra – como Santa Catalina llamaba al Papa -se desvincula del propio rol de Vicario para proclamarse, en un delirio de orgullo, monarca absoluto respecto a Nuestro Señor Jesucristo.

Se acercan los sagrados días de la Pasión del Salvador, que inician en el Cenáculo con la traición de uno de los Doce; no está fuera de lugar preguntarse si las palabras de comprensión con las que el 16.6.16 Bergoglio buscó rehabilitar a Judas Izcariote no fueran a la vez un astuto tentativo de justificarse a sí mismo.

Este escalofriante pensamiento encuentra ulterior confirmación con la terrible decisión de impedir a la Catolicidad celebrar la Pascua por primera vez en dos mil años de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

«El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!» (Mt 26, 24)

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo

Viernes de la I Semana de Pasión 2020

§§§

Tag: , ,

Categoria:

Questo articolo è stato scritto da Marco Tosatti

2 commenti

  • Avatar Marcos Chacaliaza Cevallos ha detto:

    Estimado Arzobispo Carlo María Viiganó

    Como Usted bien lo manifiesta “Este escalofriante pensamiento encuentra ulterior confirmación con la terrible decisión de impedir a la Catolicidad celebrar la Pascua por primera vez en dos mil años de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.
    «El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!» (Mt 26, 24”

    No debe extrañarnos que4 Jorge Mario Bergolio haga todo esto porque en VERDAD NO ES PAPA. fue elegido por toda una FARSA, UNA CONSPIRACION para matar al Papa Benedicto XVI y/o para crear el Sisma de la Iglesia, Por esa razón esta EXCOMULGADO Y NO ES PAPA,

    Nada bueno podemos esperar de el, solo que traerá el SISMA DE LA IGLESIA por que ese es su plan SATANICO – MASONICO.

  • Avatar Yvonne Edwards ha detto:

    Jorge Mario Bergoglio muestra su preferencia omitiendo la Tradición de la Iglesia. El Señor Jesucristo dejó tres pilares a la Iglesia: el Magisterio, la Tradición y la Palabra de Dios. Si Bergoglio niega ser el Siervo de los Servidores de Dios, niega ser el Vicario de Cristo, entonces niega ser Papa. Esto debe provocar el cisma.
    En esta Semana Santa, los fieles haremos oración y penitencia por la Iglesia para que sea liberada del yugo de la iglesia falsa. Si bien no tenemos nada que decir en el Vaticano, sí podemos clamar al Rey de Reyes y Señor de Señores, a quien servimos y honramos y a la Virgen Poderosa que nos protege y nos guía.