NOBILE: ¿A QUIÉN SIRVE LA ISLAMIZACIÓN DE EUROPA?

9 Marzo 2020 Pubblicato da --

 

Marco Tosatti

Queridísimos Stilumcuriales, Agostino Nobile nos ha enviado una reflexión muy interesante -e inquietante – sobre la progresiva islamización de nuestro Continente, objeto en este momento de un acto de guerra por parte de la Turquía de Erdogan, que ha empujado hacia las fronteras griegas miles de ex jihadistas y por igual clandestinos que habitaban en Turquía; y que al imprevisto reciben armas, todo tipo de medios, y el empujón del neo Sultano, que les usa cínicamente en su política chantajista contra Europa. Solo para hacer entender cuan falso el cuento que repite que son “prófugos de la guerra en Siria”, les damos los porcentajes de las masas de irregulares que presionan las fronteras de Grecia:  -Afghanistan, 64% -Paquistan, 19% -Τurquía, 5% -Siria, 4% -Somalia, 2,6% -Iraq, Iran, Morruecos, Etiopía, Bangladesh, Egipto: 5,4%. Buena lectura. 

§§§

¿A quién sirve la    islamización de Europa?

Desde hace un buen tiempo circulan en las redes, algunos videos breves, en los que mulsumanes “devotos” residenciados en Bélgica, declaran que la sharia es compatible con el 80% de las Constituciones europeas. Preveen, entre otras, que en el 2030 Bélgica será musulmana. Si la compatibilidad de la sharia con la democracia es una crasa mentira, las previsiones sobre la islamización de los países europeos para nada es infundada. Lo sospechamos porque los islamistas son sostenidos por la Izquierda europea, por las finanzas de la ONU, en manos de países fieles al Corán. No todos los musulmanes sueñan la sharia, pero sin dudas una minoría sostenida por la política europea puede bien alcanzar su objetivo. ¿Pero por qué, deberíamos preguntarnos, un filonazista es objeto de incriminación mientras los musulmanes fieles al Corán amenazan abiertamente con querer someter Europa, y andan libres por las calles? Quizá viviendo gracias a las contribuciones de los Estados, es decir, de nuestro dinero.

Pocos hechos, entre cientos, confirman cuanto escribimos.

En estos días la Turquía de Erdoğan ha abierto las puertas a los inmigrantes empujándoles hacia Grecia. Los medios susurran o no dan noticias de la dramática situación que está viviendo el pueblo griego. Lo que debería alzar las antenas a nuestros gobiernos, viene ignorado. ¿Casualidad?.

En un artículo Rodolfo Casadei reporta, entre otros, un comentario del popular periodista, conductor de transmisiones televisivas y radiofónicas Yiorgos Trangas, del que tomo un breve pedazo: “Los señores de las ONG que se enriquecen destruyendo Grecia deben de saber que a fin de cuentas no están más protegidos, como sus amiguetes, las termitas de la casa de nuestra nación”.

Se necesita usar los medios apropiados y no caer en la trampa de los invasores al servicio de los turcos. Estos señores llegan metiendo en primera fila las mujeres y recién nacidos, pero detrás hay miles de hombres jóvenes decididos. Se precisa  hacerles entender que su invasión organizada tiene que terminar, y no es cuestión de falsa misericordia. Estas personas son soldados enemigos, no son sirianos ni refugiados; sobre un centenar de arrestos realizados ayer en la frontera, no había ni un solo sirio. Se trata de afganos, paquistaníes, africanos y otros, en parte provenientes de las prisiones turcas, encontrando las autoridades griegas banderas afganas, entre aquellos que lograron atraversar nuestra frontera gritando “¡Allah es grande!”.

El presidente turco el año pasado incitaba a los musulmanes residentes en Europa a hacer más hijos para sepultar Europa. ¿Se imaginan a un Giuseppe Conte dar semejantes consejos a los cristianos que viven en Turquía?. En  Bruselas como mínimo se romperían las vestiduras, provocando la furia mundial.

Erdoğan, un jugador sin escrúpulos, mientras sostenía el Isis en Siria, ha recibido centenares de miles de refugiados que escapaban del Isis. Después, con compromisos que duran lo que los humores del sultán turco, ha pedido algunos millardos de euros a Bruselas. ¿Tenemos gobernantes imbéciles o siguen un programa pre-establecido?

¿A dónde puntan las izquierdas y los liberales como el magnate George Soros, principal financiador de la izquierda mundial y por tanto, del aborto, eutanasia, movimientos gays e inmigración?. Por como van las cosas parece claro que quieren cancelar la identidad europea, el Cristianismo.

Como ya he escrito, el tycoon húngaro de nacionalidad norteamericana, hebreo de nacimiento, en una entrevista dada en 1998 ha dicho claramente que colaboró, entonces adolescente de 14 años, junto a su padre, con los nazistas en la deportación del pueblo hebreo. A la pregunta del periodista, Soros afirmó tranquilamente, que no encuentra ningun tipo de culpa, porque es ateo.

El business es business, ha dicho claro y raspao. Agregando la frasesita hecha, que repiten los cínicos peligrosos: si no lo hubiese hecho yo, lo habría hecho otro. Así pues, si un tipo de esa calaña ha enviado su pueblo, mujeres, hombres y niños, a los hornos crematorios, el resto de la humanidad no debería esperar un trato mejor. Sus ONG y sus pocas claras operaciones financiarias que han creado problemas en países como Italia en 1992, lo confirman ampliamente.

Los tycoons y las monarquías de la península árabe miran a la destrucción de los musulmanes no alineados como la Siria. Pero también se mueven en Europa.

Através de false flags y bombardeos en la ex Jugoslavia, el occidente favoreció el integralismo islámico, creando un enclave islamista en el corazón de Europa, además de la lenta e inexorable destrucción de las iglesias ortodoxas con el alejamiento de los cristianos.

A través de la invasión musulmana se quieren crear divisiones, encontronazos y rencores que minan las bases de la cohesión social. En los Países Bajos como en Alemania ya exísten partidos islámicos. En países como Francia, el Reino Unido y en el norte de Europa, donde la presencia de los mahometanos es consistente, pesan en la aguja de la balanza política. Y como sabemos las izquierdas trucan las cartas con tal de realizar sus proyectos.

¿Qué garantiza el islam al denominado deep state y a las izquierdas mundialistas?. El Islam no es solo una religión, es un estilo de vida completo, una total civilización. La sharia también es una cultura y un sistema político de leyes que establecen su supremacía. No hay aspecto de la vida personal y pública que no esté incluído en la sharia. No solo los musulmanes, sino todas las personas deben someterse a la sharia. El nombre mismo, islam, significa someterse, someterse a Mahoma y al Corán en todas las cosas: religiosas, políticas y culturales. Es decir, lo que la ONU y todas las organizaciones amarradas a ella, buscan imponer al mundo. Una monocultura resignada y obediente. Nada mejor pues, que la difusión del islam.

Realicemos algunas hipótesis realísticas. Las izquierdas pertenecen genéticamente a la dictadura marxista, un ateísmo que en el siglo pasado fué financiado por los señores de Wall Street y por la Europa protestante, (los llamados liberals), con el fin de erradicar el cristianismo católico y ortodoxo. Siguiendo la propia índole déspota, hoy la izquierda sostiene el mismo deep state y una dictadura – esta vez religiosa – que por derecho divino mira someter el mundo. No es casualidad si las masacres islamistas en occidente son consideradas actos de “lobos solitarios” y de enfermos mentales, mientras las masacres de miles de cristianos por mano islámica en Africa son metódicamente ignoradas.

La fe en Allah ha creado millones de jóvenes listos para inmolarse para aniquilar los no musulmanes y quienquiera que conteste o se aleje de la doctrina mahometana. Gracias a las promesas divinas de los textos sagrados, un elevadísimo número de “mártires” constituyen, para el deep state y las monarquías árabes, unos trabajadores dispuestos y manipulables. Estos jóvenes islámicos, o “enfermos mentales”, representan un arma que puede ser utilizada en todas las “primaveras”, desde Siria a Iraq, desde Libia a Europa y todo el planeta.

Muy probablemente después de aniquilar la Iglesia será la vez del islam y del hebraísmo ortodoxo, que tanto disturba a los gobiernos laicistas israelitas. De hecho en Abu Dhabi, en la isla de Saadiyat, se levantará la Abrahamic Family House donde las tres religiones tendrán un lugar de oración común. Obviamente siguiendo la doctrina onusiana.

Tal vez las monarquías árabes y el Vaticano, sede en Europa de la ONU, para tener a raya los nuevos esclavos, optarán por la sharia. Quién sabe, quien vivirá lo verá.

Los millones de musulmanes buena gente escapados de la pobreza y de las dictaduras de sus países deberían preguntarse qué harán si se instaura la sharia en Europa. ¿Emigrarán al Antártico para no rencontrarse con el cuello bajo la espada islámica-financiera?. ¿Y los cristianos, también ateos, a qué esperan para despertar?

Agostino Nobile

§§§

Tag: , ,

Categoria:

Questo articolo è stato scritto da Marco Tosatti

3 commenti